Connect with us

Opinión

10,000 lagos

Published

on

Por: Alejandro Cañedo Priesca

En julio de 1975 tuve la oportunidad de viajar a un campamento de verano en el estado de Minnesota, al norte de Estados Unidos de Norteamerica. Fue mi primer viaje “solo” tenia 9 años y fue toda una experiencia desde el viaje al aeropuerto, los vuelos y la llegada al destino.

Mencionó “solo” no porque haya hecho el viaje sin ningún adulto o más niños, si no porque no viaje con mis papás. El vuelo fue vía San Antonio, con escala adicional en Dallas/Fort Worth con destino final el aeropuerto de Minneapolis/St. Paul que sirve a las dos ciudades “gemelas” de Minnesota.

Después un viaje de muchas horas según yo a esa edad pero que realmente fueron tres horas por autobús, en donde me impresioné por todo el paisaje lleno de bosques y miles de lagos, cosa que ya sabía por el prestigio de Minnesota de ser el estado de los “10,000 lagos”.

Pase dos veranos en el campamento “Camp Lincoln for boys” en donde aprendí diversas actividades deportivas y culturales y que fue parte de la semilla que mis padres sembraron en mi de viajar.

Minnesota tiene como capital a St. Paul y como ciudad más importante a Minneapolis y entre las dos forman “Las Ciudades Gemelas”. Cuenta con sitios dedicados al arte y la cultura como el museo de arte contemporáneo Walker Art Center y el jardín de las esculturas de la ciudad.

La ciudad tiene como el estado mucha agua, cuenta con 20 lagos y el Río Misisipi la cruza, es una ciudad con mucha educación y cultura entre sus habitantes con múltiples actividades de teatro, literatura y música.

En la zona está el consiste of uno de los centros comerciales más grandes del mundo, El Mall of America con más de 500 tiendas que recibe cada año miles de visitantes de Estados Unidos y del extranjero.

Viajemos juntos.

https://www.facebook.com/alecanedop/

https://www.instagram.com/alecanedop/

https://www.instagram.com/alecanedop/

Noticias

Entrevista a Juliana Fanjul directora de la película “Silencio Radio” historia de Carmen Aristegui.

Published

on

By

Continue Reading

Opinión

El Confesionario: Carmen Aristegui a la pantalla grande.

Published

on

By

Por: Ray Zubiri

“Había una vez una casa blanca en un barrio lujoso de Ciudad de Mé­xico, en posesión de un presidente de la República (Enrique Peña Nie­to), y unos periodistas que contaron su historia. La historia terminó en censura en marzo de 2015”.

Silencio Radio es una película que abor­da la historia de la periodista Carmen Aristegui cuando es despedida, junto con su equipo de trabajo, de la estación que transmitía su exitoso programa informa­tivo MVS. A pesar de encontrarse en uno de los países más peligrosos del mundo para el ejercicio periodístico, Carmen de­cide no dejarse silenciar y comienza una batalla por crear conciencia y luchar con­tra la desinformación y la censura.

Entreviste a Juliana Fanjul, directo­ra de Silencio Radio, sabemos que este fil­me que empezó en 2013, salió a la luz en 2019 haciendo un recorrido por 50 festi­vales y ganando una decena de premios; ahora, en este 2022, el 20 de enero se es­trena a nivel nacional en salas de cine.

Juliana Fanjul fue quien buscó a Car­men Aristegui para retratar su historia en la pantalla grande, un precedente impor­tante de un atropelló a la libertad de ex­presión que muchos vieron, pero que po­cos hicieron algo.

Nacida en México en 1981, forma­da en Cuba con especialización en Docu­mental y con un Master en Realización en Suiza, sus documentales Silencio Radio (2019), Muchachas (2015) y Si Seguimos Vivos (2010) se han proyectado en festi­vales como IDFA, Visions du Réel, Lussas, DokFest, Festival Droits de l’homme de Paris, FICG. Ha dirigido para Al Jazeera y la Televisión Suiza. Fue docente en la EIC­TV, la Escuela de Ginebra y Altos de Cha­vón, República Dominicana. Actualmen­te coordina la Cátedra Documental de la EICTV (Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños).

El primer paso fue encontrar a Car­men, con quien tras varias semanas lo­gró hacerle llegar una carta explicándo­le el proyecto, unas semanas después se dio el encuentro entre la cineasta y la pe­riodista, quien aceptó filmar la historia mientras estaba ocurriendo.

De octubre de 2015 a julio de 2018, con etapas de filmación de 2 ó 3 semanas intensas, decenas de discos duros con co­pias por todos lados por si robaban, mu­cho se quedó fuera de la película.

Carmen Aristegui fue distinguida en 2017 con el XII Premio Casa Amèrica Catalunya a la Libertad de Expresión To­ni Traveria. Con este reconocimiento se valoró la trayectoria de Aristegui, refe­rente indiscutible de un periodismo inde­pendiente, veraz y riguroso en un Méxi­co donde el ejercicio de la profesión se ve condicionado de forma muy grave por la violencia y la corrupción política. “Cual­quier parecido con la realidad es mera coincidencia”.

Usted tiene que ver esta película, un buen trabajo de Juliana, una vergüen­za para nuestro país donde deja ver el es­cenario tan peligroso, en el que muchos ejercemos el periodismo, somos penosa­mente la segunda nación del mundo –después de Afganistán– con el mayor ín­dice de asesinatos a periodistas.

Silencio Radio nos muestra una reali­dad cruda, lo que le sucede a los periodis­tas cuando el poder no está de su lado, pe­ro sí lo están sus colegas y una red de más de 18 millones de oyentes, que extrañan su voz silenciada arbitrariamente. Car­men, a pesar de no estar al aire en medios tradicionales, en ningún momento perdió credibilidad y mucho menos la confianza de los radioescuchas.

Hoy los medios están preocupados por la carencia de públicos, porque las au­diencias han disminuido y con ello los anunciantes, dicho sea de paso ya hay muchas opciones para estar informado, pero también los medios sólo se preocu­paron por vender y no cuidar el conteni­do que ofrecen, tomándole muchas ve­ces el pelo a quienes los sintonizan, leen o escuchan.

El público despertó y hoy tiene mil op­ciones y se quedan con quienes tienen credibilidad, quienes han tratado a sus audiencias con respeto, ofreciendo con­tenidos de calidad y para muestra el apo­yo que recibió Aristegui, al momento de ser silenciada del cuadrante radiofónico.

“El gobierno de Peña mostraba su perfecta indolencia ante la realidad del país, pero su credibilidad se desmoronaba como la máscara vulgar con la que intentaba cubrir el horror de los crímenes cada vez más siniestros” menciona el filme mientras en las imágenes aparece el expresidente con su comitiva en pantalla.

Fueron 200 personas quienes viajaron a Reino Unido y seis personas se hospedaron en el Palacio de Buckingham según cita el The Huffington Post Peña Nieto y Angélica Rivera; el entonces senador Miguel Barbosa Huerta y su esposa María del Rosario Orozco Caballero; así como los secretarios de Hacienda, Luis Videgaray, y el de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade quienes aparecen en el documental.

Silencio Radio es una invitación para ser conscientes de la calidad de informa­ción que consumimos y que los medios por si solos son sólo fierros, necesitan per­sonas y profesionales, al final del día es­tá en nuestras manos escucharlos o no.

Silencio Radio, 20 de enero en cines.

Aquí la entrevista completa a Julia­na Fanjul:

La columna de esta semana ha termi­nado, pueden ir en paz.

¡Escúchenme! de lunes a viernes de 11:00 a 12:00 horas en La Farándu­la con Ray Zubiri, en el 96.1 FM www.arroba.fm/puebla/ Y escríbanme: www.rayzubiri.com

Continue Reading

Opinión

El Confesionario: Gaspar Henaine Capulina; el Rey del humorismo blanco.

Published

on

By

Por: Ray Zubiri

Platicar de mi paisano Gas­par Henaine Capulina, quien fue actor, comediante, músi­co, cantante, productor de ci­ne, además de guionista, es rememo­rar una época de la televisión, el cine y el teatro que lamentablemente parece que ya no regresará, en mi particular punto de vista.

Don Gaspar nació el 6 de enero de 1926 en Chignahuapan, Puebla, aun­que a los seis años se mudó con su fa­milia a Ciudad de México. En 1943 co­menzó su carrera artística como can­tante y actor. Participó en el cuarteto Los Excéntricos del Ritmo y más ade­lante en el trío Los Trincas.Fue en 1952 cuando conoció a Mar­co Antonio Campos Contreras Viru­ta quien más tarde se convertiría en su compadre por el bautizo de uno de sus hijos, a quien le propuso formar un dueto cómico.

La pareja empezó su trabajo bajo el título Capulina y Don Viruta en la radio. En 1953 comenzaron a filmar algunas películas con las que se hicieron famo­sos en toda América Latina. Al princi­pio su estilo se parecía mucho al de los comediantes Laurel y Hardy, conocidos como El gordo y el Flaco, sin embargo, con el transcurso del tiempo, desarro­llaron un estilo distinto que atrapaba a las familias en el televisor y en las sa­las de cine.

Por algunos años condujeron el pro­grama televisivo Cómicos y canciones, en Telesistema Mexicano, y tiempo des­pués la pareja se separó por diferencias irreconciliables entre ellos.

Tras esta lamentable situación, las películas que Capulina protagonizó es­tuvieron dirigidas al público infantil y en algunas de ellas compartió escena con Roberto Gómez Bolaños Chespiri­to, quien fue el guionista de la mayor parte de sus producciones.

Trabajó con grandes personalidades como la leyenda de la lucha libre mexi­cana, El Santo, en el filme El Santo vs Capulina (1968), otras fueron Mi padri­no (1969), El hermano Capulina (1970), El investigador Capulina (1975), La som­bra del otro (1957), Se los chupó la bruja (1958) y Muertos de miedo (1958), un total de 84 películas, 58 de ellas des­pués de haberse separado de su socio Viruta; también incursiono en la mú­sica, grabando 12 álbumes.

Hoy en día, a pesar de la tecnología y todo lo que conocemos –y esta demás mencionar–, es considerado uno de los comediantes más queridos del siglo XX, por ello el mote de El rey del humorismo blanco y esto se lo tiene bien merecido, pues nunca utilizó palabras obscenas, doble sentido, albures o situaciones de contenido para adultos en sus bromas. Perteneció a la Época de Oro del cine mexicano y es referente de comedia pa­ra toda la familia.

Capulina también fue torero, actor de teatro y comediante de escenario. Fue el iniciador del primer circo enca­bezado por un artista de renombre, El Circo de Capulina, con el que viajó por América Latina. Su último trabajo ac­toral fue en 1999 en la telenovela El diario de Daniela.

Capulina pasó sus últimos días con su familia, con los ahorros que recaudó como actor de cine y televisión. Es pa­dre del también actor Antonio Henai­ne, quien trabaja con el nombre artísti­co Toño Moño y sigue la línea de humor blanco de su padre; con él trabajó co­mo pareja cómica en la última tempo­rada de El Circo de Capulina, en 2001.

En el zócalo de Chignahuapan, si ustedes tienen la oportunidad de visi­tarlo, está la figura de Capulina creada por el artista poblano César González Alarcón. La pieza es uno de los atrac­tivos más visitados por los turistas lo­cales y nacionales que llegan al pueblo mágico y recuerdan que en ese rincón de la Sierra Norte nació el Rey del hu­morismo blanco. La escultura de bron­ce fue develada en 2009 en una cere­monia en donde estuvo presente Gas­par Henaine.

El 21 de septiembre del 2011 Capuli­na fue hospitalizado, debido a una obs­trucción intestinal por náuseas y vómi­tos que se complicó con un cuadro de neumonía, en un nosocomio en el sur de Ciudad de México. Falleció el 30 de septiembre de 2011 a los 84 años de edad, a consecuencia de un paro car­diorrespiratorio.

Capulina dejó frases famosas como: “Yo ero un hero-e”, “Sipirilí”, “¡Qué bo­chorno!” y “No sé… pude ser… a lo me­jor… ¡quién sabe!”

La columna de esta semana ha ter­minado, pueden ir en paz.

¡Escúchenme! de lunes a viernes de 11:00 a 12:00 horas en La Farándu­la con Ray Zubiri, en el 96.1 FM www.arroba.fm/puebla/ Y escríbanme: www.rayzubiri.com

Continue Reading

Trending

Ray Zubiri Derechos Resrvados © 2021