Connect with us

Opinión

La opinión de: Eugenio Lira Rugarcía, Obispo de Matamoros

Published

on

EugenioLira

¿Qué quieres que haga por ti?  (cf. Mc 10, 46-52)

XXX Domingo Ordinario, ciclo B

Fabiola, una mujer rica de Roma, no veía más que lo inmediato. Por eso estaba estancada y fuera del camino, conformándose solo con lo que esta vida temporal puede dar. Pero al morir su segundo esposo, se dio cuenta que necesitaba algo más. Y Jesús le echó la mano para que pudiera encontrarse con él a través de su Iglesia. Entonces, al igual que hizo con Bartimeo, le preguntó en lo más profundo de su corazón: “¿Qué quieres que haga por ti?”.

Hoy también Jesús nos llama a encontrarnos con él a través de su Palabra, de la Liturgia, de la Eucaristía, de la oración y de las personas. Él, que ha venido para congregarnos, consolarnos y guiarnos[1]. ¡Hace tanto por nosotros[2]! Encarnándose y amando hasta dar la vida, interviene en favor nuestro ante Dios[3], liberándonos del pecado y haciendo resplandecer la vida[4].

Por eso nos pregunta: “¿Qué quieres que haga por ti?”. Se interesa por nosotros y nos escucha, como hizo con Bartimeo, que le dijo: “Maestro, que pueda ver”. Y es que, como explica san Beda: “Nada podía querer más el ciego que ver, porque tuviera lo que tuviera, no podía verlo”[5].

Comprendiéndolo, digámosle a Jesús: “Maestro, que pueda ver”. Solo así saldremos del estancamiento en que estamos en nuestra vida personal, matrimonial, familiar y social, sobreviviendo de pequeñas cosas que no llenan. Y si se lo pedimos creyendo en él, Jesús podrá decirnos: “Tu fe te ha salvado”.

Entonces, como Bartimeo, veremos lo mucho que valemos, a pesar de nuestras limitaciones y caídas; veremos la grandeza del matrimonio y de la familia, a pesar de los pleitos y de las crisis; veremos la maravilla de vivir en sociedad, a pesar de los problemas; veremos la vitalidad de Iglesia, a pesar de los errores humanos; veremos lo que los demás quieren de nosotros, para echarles la mano, como Jesús ha hecho con nosotros, ejerciendo, como dice el Papa: “el apostolado del oído: escuchar, antes de hablar” [6].

Así lo hizo santa Fabiola, que después de inscribirse en el orden de los penitentes y de recibir la comunión, escuchando a la gente para ver qué necesitaba, destinó sus bienes a los pobres, y, como señala san Jerónimo: “Fue la primera que fundó un hospital… cargó sobre sus hombros a enfermos… lavó las llagas, que otros ni se hubieran atrevido a mirar… Roma quedaba pequeña para su misericordia”[7].

Como Bartimeo y santa Fabiola, sigamos por el camino a Jesús, iluminados por el Espíritu Santo, escuchándonos y echándonos la mano unos a otros para salir adelante, hasta llegar a Dios, en quien seremos felicísimos por siempre. 


[1] Cf. 1ª Lectura: Jr 31, 7-9.

[2] Cf. Sal 125.

[3] Cf. 2ª Lectura: Hb 5, 1-6.

[4] Cf. Aclamación: 2 Tim 1,10.

[5] Catena Aurea, 7046.

[6] Carta 77, 3-5.

[7] Homilía en la clausura del Sínodo, 28 de octubre 2018.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias

El comentario: Eugenio Lira Rugarcía, Obispo de Matamoros

Published

on

By

EugenioLira

Soy rey  (cf. Jn 18,33-37)

XXXIV Domingo Ordinario, ciclo B, Solemnidad de Cristo Rey del Universo

+

Un niño llegó a una cafetería, se sentó y preguntó a la mesera: “¿Cuánto cuesta un helado doble de vainilla?”. “Cincuenta pesos”, respondió ella. Después de contar pensativo el dinero que llevaba, el niño volvió a preguntar: “¿Y uno sencillo?”. “Cuarenta”, contestó impaciente la mesera. Estaba de malas porque aunque se había esmerado atendiendo a varios clientes, ninguno le había dado propina. Finalmente el niño dijo: “Uno sencillo, por favor”. La mesera trajo el helado, la cuenta y se fue. Cuando regresó a limpiar, se llevó una sorpresa: el niño le había dejado diez pesos. Era su propina.

En comparación a clientes con más posibilidades, a la mesera el niño le había parecido alguien sin importancia. Pero a diferencia de los otros, que solo la habían hecho ir y venir sin darle nada, el niño fue el único que realmente hizo algo por ella. Y es que muchas veces, encerrados en nosotros mismos, nos quedamos en lo inmediato, en las apariencias. Encasillamos a los demás en nuestros esquemas, y no sabemos encontrar, escuchar y discernir, es decir, distinguir la realidad para elegir bien.

Eso fue lo que le pasó a Pilato. Al tener delante a Jesús, acusado por los judíos de declararse Mesías, es decir, rey, aunque reconoció que no había delito cuando él aclaró que su Reino no es de este mundo, al verlo sin la clase de poder al que estaba acostumbrado, dijo con ironía: “¿Con que tú eres rey?”.

Quizá también nosotros, al ver que después de dos mil años de su encarnación, muerte y resurrección, siguen habiendo desastres naturales, penas y problemas, preguntemos si realmente Jesús tiene algún poder para hacer nuestra vida plena y eterna; si de verdad funciona su estilo de vida, que consiste en amar, y, por amor, ser comprensivos, pacientes, justos, solidarios, serviciales, perdonar y pedir perdón.

Pero Jesús, que vino a dar testimonio de la verdad, nos ayuda a distinguir la realidad haciéndonos ver que él es Dios, el creador que mantiene al universo[1], que se ha hecho uno de nosotros para rescatarnos del lío en que nos metimos al pecar y hacernos partícipes de su Reino[2], que no es de este mundo, porque su estilo de poder es muy distinto al que estamos acostumbrados. ¡Su Reino es infinitamente más grande!

A diferencia de los poderes terrenos que, por fuertes que sean, tarde o temprano se terminan, el suyo nunca acabará[3]. Y aunque no sea de este mundo, eso, como explica san Agustín, no significa que no esté aquí[4]. ¡Está en nosotros! “Basta con que dejes que el amor de Dios radique en tu corazón –dice el Papa– y tendrás paz, libertad y plenitud”[5].

Su Reino le da sentido a la vida, porque nos ofrece una meta y un camino, haciéndonos ver que solo el amor es capaz de sacarnos adelante y de ayudarnos a construir un matrimonio, una familia y un mundo mejor para todos, hasta llegar al encuentro definitivo con Dios, en quien seremos por siempre felices.

Comprendiéndolo, encontrémonos con Jesús y escuchémoslo en su Palabra, en Liturgia, en la Eucaristía, en la oración y en las personas. Así distinguiremos bien para reconocerlo como nuestro Rey, y decidirnos a reinar eternamente con él, amando a Dios y al prójimo. Y si alguien nos dice que amar y hacer el bien no funciona en este mundo, demostrémosle con obras que el verdadero poder, capaz de mejorarlo todo, es el amor.


[1] Cf. Sal 92.

[2] Cf. 2ª Lectura: Ap 1,5-8.

[3] Cfr. 1ª Lectura: Dn 7,13-14.

[4] En Catena Aurea, 13833.

[5] Ángelus, 25 de noviembre 2018.

Continue Reading

Opinión

San Pedro

Published

on

By

Por: Alejandro Cañedo Priesca

En las últimas semanas, está colaboración ha sido sobre puntos de interés turístico o también llamados “iconos” que son lugares emblemáticos que permiten distinguir un lugar de otro y darle una identidad única.

La basílica y la plaza de San Pedro son dos de los lugares más reconocidos de Roma y el Vaticano. La basílica es la más grande de la cristiandad y su estructure refleja una larga serie de remodelaciones arquitectónicas.

Las obras empezaron en 1506 sobre los cimientos de una antigua iglesia Cristiana, que se cuenta en la historia de Roma, que había sido construida por el Emperador Constantino en el año 326 sobre la tumba del apóstol Pedro, el primer Papa.

Para construir la basílica participaron los grandes maestros como Bramante, Bernini, Miguel Ángel y Carlo Maderno. Parte de sus obras pueden admirarse en el interior que es un gran museo de arte sacro en donde “La Piedad” de Miguel Ángel destaca sobre los monumentos funerarios que rodean la nave y que están dedicados a distintos papas.

La fachada de la basílica está coronada por frisos simbólicos y trece estatuas que representan a 11 apóstoles, a San Juan Bautista y a Cristo, son obra de Bernini quien también realizó la arquitectura interior.

La nave mide 186 metros de largo y la basílica tiene una superficie total de 24,957 m2, con una capacidad de ocho mil personas. El interior está iluminado por ventanales de las cúpulas que generan un ambiente que impresiona al más osado de los viajeros y fieles.

Viajar a Roma y visitar el Vaticano es conocer en un mismo espacio dos países. Una línea blanca divide la frontera y el paso es libre sin necesidad de portar pasaporte o salvoconducto y la avenida de la conciliación o “Vía della Concialiazone” une a través de 500 metros al Castillo de San Ángel en Roma con la plaza de San Pedro en la Ciudad del Vaticano.

Viajemos juntos

https://www.facebook.com/alecanedop/

https://www.instagram.com/alecanedop/

https://www.instagram.com/alecanedop/

Continue Reading

Opinión

Hace 20 años comenzó todo: la Convención de los Derechos de las Personas con discapacidad, una propuesta mexicana.

Published

on

By

*Hacia el día internacional de las personas con discapacidad.

Claudia Corza.

El próximo 3 de diciembre es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad y desde ahora, veremos que el tema tendrá presencia en redes sociales, en medios de comunicación, así como actividades de instituciones gubernamentales, asociaciones civiles, empresas y colectivos en todo el mundo, donde se hablará de la discapacidad desde diferentes perspectivas.

Siempre digo que la discapacidad, es bien incluyente, la discapacidad no discrimina, edad, género, raza, religión, condición social, está presente desde la aparición de la humanidad en la tierra, en todas las culturas, épocas y países, porque es parte de la naturaleza humana y cruza con todos los aspectos de la vida.

Lo que ha cambiado a lo largo de la historia es la manera en la que se ve y aborda la discapacidad, de manera resumida y sin olvidar que hay muchas creencias y prejuicios que todavía giran en torno a ella, se ha evolucionado de un modelo de aniquilación a un modelo de derechos humanos, de inclusión.

Hay avances y cosas que se han hecho y logrado, sin embargo también hay muchas cosas por hacer, el objetivo de tener un día, es concientizar e incentivar la generación de políticas públicas para su inclusión.

El instrumento que rige los derechos de las personas con discapacidad en el mundo es la Convención de los Derechos de las Personas Con Discapacidad, emitido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el 2006 y que México firmó en el 2007 y ratificó ese mismo año. Sin embargo, también siempre he dicho que en este tema nuestro país tiene una responsabilidad mayor, ¿por qué? Es ahí donde empieza la historia. Todo comenzó hace 20 años.

Don Gilberto Rincón Gallardo (1939-2008).

Don Gilberto Rincón Gallardo fue un político y activista mexicano, recordado por haber sido candidato a la presidencia en el 2000 por el partido “Democracia Social” y también por su trabajo en favor de los derechos de las personas con discapacidad, su activismo social y su trabajo político, él tenía una discapacidad motriz.

En el 2001, fue el representante de México en la  “Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las formas conexas de intolerancia”, organizada por la ONU, en la ciudad de Durban, Sudáfrica y ahí, expuso la necesidad de crear un instrumento internacional que protegiera los derechos de las personas con discapacidad, específicamente dijo: “Frente al hecho de que las personas con discapacidad constituyen uno de los pocos grupos vulnerables sin un instrumento internacional vinculante dentro de Naciones Unidas, México propone que esta Conferencia recomiende a la Asamblea General considerar la elaboración de una Convención Internacional para proteger los derechos de este importante sector de la población mundial ”.

Y así fue, ahí, como lo mencioné antes, comenzó todo, hace dos décadas. Un mexicano, representando a México, lo propuso. Por ello, reitero, nuestra nación tiene una responsabilidad mayor en este tema. Él también fue el representante de nuestro país en la elaboración de dicha Convención.

Después de varios años de trabajo se emitió y son muchos países quienes han firmado y ratificado esta Convención, que significó un avance importante en la protección de los derechos de las personas con discapacidad, que se calcula en el mundo es el 15 por ciento de la población, es decir, mil millones de personas.

Sin embargo la lucha por el respeto y el reconocimiento de los derechos humanos de las personas con discapacidad, ha tenido muchos e importantes episodios en la historia, de las principales demandas es que se reconozca a la persona y no a la discapacidad y es desde hace algunos años, que el tema ha estado más presente en la opinión pública.

Antes, la ONU en 1992 designó el 3 de diciembre como el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, cada año con un tema, este 2021 es: «Participación y el liderazgo de las personas con discapacidad: Agenda de Desarrollo 2030», que busca que las personas con discapacidad sean agentes de acción y cambio en la sociedad y no únicamente sean receptoras de ayudas o apoyos.

Símbolo Internacional de Accesibilidad (SIA), creado en el 2015 por la ONU, que remplaza al de silla de ruedas, en el cual se pone como centro a la figura humana.

El lema principal de las personas con discapacidad es: “Nada de nosotras y nosotros sin nosotras y nosotros”, que significa se tome en cuenta su perspectiva y su opinión, para todos los temas que les beneficie o afecte y para los temas de la sociedad en general, porque son parte importante de la misma.

La lucha sigue por el reconocimiento, por la inclusión, por la educación, por la no violencia hacia las mujeres con discapacidad, por atención médica y diagnósticos adecuados, por ajustes razonables, por adecuaciones, por la eliminación de barreras, políticas, sociales, culturales y estructurales.

Comienza la cuenta regresiva para el 3 de diciembre y hay mucho camino por andar, inclusión, accesibilidad, ajustes razonables, adecuaciones, no solo es una cuestión de infraestructura, de rampas y barandales, sin duda muy importantes, más, son para la discapacidad motriz, hay otras discapacidades y condiciones de vida que hay que tomar en cuenta y cuyas pautas podemos encontrar en el “diseño universal”.

Esta labor es de toda la sociedad, 20 años después, México sigue teniendo un compromiso histórico con este sector de la población.

Datos importantes:

Los tipos de discapacidades que existen son: motriz, física (discapacidad visual y discapacidad auditiva), intelectual y múltiple (dos o más discapacidades).

Una persona puede tener una discapacidad porque nació con ella o porque la adquirió (por enfermedad, accidente o vejez).

La discapacidad puede ser temporal o permanente.

Enlace de la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad: https://www.un.org/esa/socdev/enable/documents/tccconvs.pdf

Este año el Comité Paralímpico Internacional difundió la campaña “WeThe15”, para derribar barreras, hacer conciencia y lograr un cambio para los próximos diez años. Para conocer más, aquí están los enlaces:

Campaña: https://www.youtube.com/watch?v=Ng6mT_EJy2Q

Página en internet: https://www.wethe15.org/

Claudia Corza: Periodista. Activista por los derechos de las personas con discapacidad. Mis redes sociales:

https://www.facebook.com/PlutonNoEsUnPlaneta

https://www.facebook.com/claudia.cordero.902

https://twitter.com/CCSPeriodista

Continue Reading

Trending

Ray Zubiri Derechos Resrvados © 2021