Connect with us

Noticias

Tras el origen de los sacrificados para la torre de cráneos de Tenochtitlan

Published

on

¿Quiénes eran? ¿De dónde venían? ¿Por qué los sacrificaron a ellos? Son muchas las preguntas todavía sin respuesta en torno a la monumental torre de cráneos erigida por los mexicas como un culto a la vida y que ha permanecido sepultada durante 500 años bajo la Ciudad de México.

«Este hallazgo es sumamente importante porque representa la esencia de la religión y la cosmovisión mexica», explica este jueves a Efe desde los vestigios Raúl Barrera, arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

QUINIENTOS AÑOS ESCONDIDO

Todo comenzó en 2015, cuando los propietarios de un viejo edificio en desuso del centro de la Ciudad de México, a espaldas de la catedral, pidieron permiso a las autoridades para rehabilitarlo.

Hacer obras en las inmediaciones de la plaza del Zócalo es una tarea sumamente delicada puesto que allí se levantaban los ochenta edificios del imponente recinto ceremonial de Tenochtitlan, capital mexica o azteca, cuya caída acaba de cumplir medio milenio.

Tras ponerse manos a la obra, los arqueólogos del INAH constataron que las crónicas narradas sobre el lugar por los conquistadores españoles decían la verdad.

Y es que bajo el edificio hallaron miles de restos óseos y finalmente una imponente columna de cráneos. Ya no había ninguna duda. Estaban frente al famoso Huey Tzompantli o Gran Tzompantli (fila de cabezas).

«Fue muy emocionante. La arqueología tiene dosis importantes de emoción pero también requiere de una dosis muy significativa de paciencia», comenta la también arqueóloga del lugar Lorena Vázquez.

El Huey Tzompantli era una plataforma de unos 36 metros de longitud construida alrededor de 1440 sobre la cual se erigían postes con travesaños donde se clavaban los cráneos de los sacrificados en honor a Huitzilopochtli, deidad tutelar de la guerra, en el aledaño Templo Mayor.

Los postes estaban flanqueados por dos columnas circulares, de más de cuatro metros de altura, compuestas por hileras de calaveras unidas con argamasa. 

Una de ellas es la que se sigue excavando a día de hoy en el número 24 de la calle República de Guatemala; la otra se presupone debajo de la catedral.

UN CULTO A LA VIDA

Por hallazgos como este, muchos han retratado a los aztecas como un pueblo bárbaro, pero los expertos aclaran que en realidad el Huey Tzompantli se construyó como «un culto a la vida».

«Los mexicas tenían claro que para que se mantuvieran los ciclos de la vida, había que alimentarse el sol y ese sol come corazones. Donde nosotros vemos muerte, ellos ven orden y mantenimiento del universo», comenta la arqueóloga Vázquez, quien apunta que «buscaban preservar la vida, no matar por matar».

La pregunta del millón es quiénes eran las personas sacrificadas y en eso trabajan los investigadores mediante estudios genéticos.

La mayoría de los más de 600 cráneos contabilizados eran hombres, de entre 25 y 35 años, aunque también se encontraron muchas mujeres y, en menor proporción, niños.

La hipótesis sobre la que trabajan es que eran prisioneros de guerra. «Podrían ser individuos capturados tras conquistar un señorío o una población», detalla Lorena Vázquez.

Aunque también podrían ser guerreros derrotados, personas consideradas como deidades o incluso esclavos. Todavía no hay suficientes evidencias.

«Queremos saber quiénes son, quiénes fueron los individuos que fueron sacrificados y hoy se encuentran formando parte de esta torre», insiste Raúl Barrera, muy cuidadoso al pisar la historia que tiene bajo sus pies.

Este experimentado arqueólogo todavía se sorprende por el buen estado de conservación de los cráneos a pesar de que las tropas de Hernán Cortés destruyeron los templos de Tenochtitlan en 1521 para construir con sus mismas piedras la Ciudad de México.

Posiblemente el agua y la humedad del subsuelo de la urbe, construida sobre un lago, haya tenido algo que ver en la preservación.

Así lo opina el antropólogo físico Jorge Gómez, también investigador del lugar.

Si bien todavía no se ha averiguado el origen de los sacrificados, este antropólogo puede leer en los cráneos bastantes pistas sobre el estilo de vida que tenían.

«Por los dientes pudimos inferir que los sujetos tuvieron una condición de vida óptima», cuenta Gómez ante el estado, muchas veces envidiable, de las dentaduras de los cráneos.

Cerca de la mitad de los que ha estudiado están deformados debido a una práctica cultural extendida en muchos pueblos de Meosamérica que consistía en comprimir la cabeza de los niños para alargarlas.

Otro de sus descubrimientos es que las cabezas eran clavadas en los postes del Tzompantli poco después de ser decapitadas, ya que si le cerebro llega a licuarse antes, el cráneo se rompería.

Antes de abrir el espacio al público, necesitan más respuestas. Algunas de ellas se hallan, quizás, debajo de la catedral.

Por: EFE

Foto: Cortesía INAH

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias

Consumo de tilapia reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiacas

Published

on

By

Según informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una dieta saludable ayuda a protegernos de la malnutrición en todas sus formas, así como de enfermedades no transmisibles como lo son las afecciones cardiovasculares (hipertensión, insuficiencia cardiaca, embolias, entre otras), por lo que para mantener nuestro corazón en óptimo funcionamiento, es fundamental consumir alimentos saludables y con alto valor nutricional.

Por ello, en el marco del Día Mundial del Corazón, que se conmemora el 29 de septiembre, los expertos de MSD Salud Animal en México hacen un llamado a conocer más acerca de un alimento sano, delicioso y fácil de preparar, que contribuye con la salud de nuestro sistema cardiovascular, brindándonos protección en cada bocado: la tilapia.

Esta proteína animal, también conocida como mojarra, puede ser considerada dentro de cualquier plan alimenticio pues, además de ser fuente de nutrientes, su consumo ayuda a que los valores de colesterol y triglicéridos se mantengan bajos o estables”, señaló Alim Castillo, Gerente de Cuentas de Acuicultura de MSD Salud Animal en México.

La tilapia cuenta con ácidos grasos Omega-3, lo que la hace muy saludable para el corazón[1], además de que posee con un alto contenido de proteínas y vitaminas B, D y E. Por su parte la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón) ha recomendado que las personas coman esta proteína al menos dos veces por semana, con el fin de reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiacas.

Por su gran calidad este tipo de pescado se ha posicionado en el segundo lugar de producción acuícola a nivel mundial y ha impulsado a México dentro del top 10 de países productores de éste, ocupando el noveno lugar.

“MSD Salud Animal en México reconoce el gran esfuerzo que hacen los productores mexicanos por llevar a la mesa tilapia mexicana de la más alta calidad y con las mayores medidas de seguridad, por ello hacemos un llamado a la población en general a que conozca las bondades de este alimento, pues además de cuidar la salud es una fuente de ingreso en estados como Jalisco, Chiapas y Michoacán[2], donde trabajamos de la mano con los productores en beneficio del bienestar de los animales y las personas” concluyó Alim Castillo, Gerente de Cuentas de Acuicultura de MSD Salud Animal en México.

MSD Salud Animal comprometida con su misión: ‘La Ciencia de los Animales más sanos’, te invita a que la próxima vez que quieras consentir a tu corazón, lo hagas desde la boca eligiendo alimentos de origen animal que contribuyan a optimizar tu estado de salud. ¡Piensa sano, piensa en pescado!

Continue Reading

Noticias

Con bacterias promotoras de crecimiento vegetal, investigadores BUAP estabilizan concentraciones de metales pesados en suelos

Published

on

By

Los metales pesados están presentes en bajas concentraciones en la corteza terrestre, suelos y plantas. No obstante, como consecuencia de las diversas actividades humanas, principalmente la industrial, esta situación ha cambiado radicalmente, debido a que en los suelos diversos compuestos de estos elementos se presentan en grandes cantidades, causando la contaminación de acuíferos cuando estos son filtrados por las lluvias.

Para estabilizar su concentración y hacerlos menos disponibles para los seres vivos, así como menos solubles en agua, integrantes del Cuerpo Académico “Control de la Contaminación Ambiental”, de la Facultad de Ingeniería Química (FIQ) de la BUAP, llevan a cabo un trabajo de biorremediación de suelo, el cual consiste en inocular bacterias promotoras de crecimiento en plantas de girasol y mostaza de la India.

La biorremediación es un proceso en el que se utilizan microorganismos para degradar, transformar o estabilizar compuestos tóxicos. Para ello, “las plantas de estudio se inoculan con bacterias promotoras de crecimiento vegetal para suscitar su crecimiento, a la par estos microorganismos ayudan a estabilizar los metales pesados, disminuir el estrés de las plantas y llevar a cabo el proceso de biorremediación”, explica José Carlos Mendoza Hernández, integrante de este proyecto.

Es decir, las bacterias atrapan a los metales pesados o los mantienen cerca de las raíces de las plantas, lo cual impide su dispersión en el suelo y, por ende, su paso a los mantos acuíferos. De esta manera, se estabilizan compuestos tóxicos como arsénico, plomo, mercurio, zinc, manganeso, cromo, hierro, cobre y níquel, haciéndolos menos disponibles, asegura Mendoza Hernández, coordinador de la carrera de Ingeniería Ambiental.

Las bacterias son obtenidas de la rizósfera (parte del suelo inmediata a las raíces de las plantas) de zonas contaminadas cercanas a las minas, mismas que al estar en contacto con los metales generan una resistencia natural. Entre estas se encuentran cepas de Serratia, Enterobacter, Klebsiella y Pseudomonas, las cuales fueron obtenidas en Zimapán, Hidalgo. La siguiente fase de este trabajo será la experimentación a nivel de campo.

En esta investigación participan también los doctores Gabriela Pérez Osorio, Janette Arriola Morales, Maribel Castillo Morales y Octavio Olivares Xómetl, investigadores de la FIQ e integrantes del Cuerpo Académico “Control de la Contaminación Ambiental”.

La contaminación por metales pesados ha aumentado considerablemente desde la década de 1900. Incluso, los ambientes cercanos a las carreteras son contaminados por metales pesados emitidos de la combustión de los motores de los vehículos. Estos se depositan constantemente en pequeñas cantidades durante periodos largos de tiempo, acumulándose en el ambiente y siendo un peligro para los ecosistemas y la salud humana.

Por lo tanto, la concentración y biodisponibilidad de los metales desde los suelos a las plantas y otros organismos, así como su riesgo para la salud, siguen siendo cuestiones por resolver. En este sentido, el uso de bacterias promotoras de crecimiento vegetal puede ser una herramienta prometedora para estabilizar sus concentraciones y hacerlos menos disponibles.

Continue Reading

Noticias

Paola Angon y Edmundo Tlatehui coordinan esfuerzos

Published

on

By

La Presidenta Municipal de San Pedro Cholula, Paola Angon sostuvo una reunión con su homólogo de San Andrés Cholula, Edmundo Tlatehui, así como con los delegados estatales del Distrito 18 de la Secretaría de Gobernación en Cholula, Nelson Vázquez; del DIF Estatal, Francisco Porras; de Bienestar, Tamara López; la titular de la CORDE Regional de Cholula, Hilda Cuatzo; y el director del ICATEP, Marco Abel Rodríguez.

En este primer encuentro interinstitucional se abordaron temas primordiales como la operatividad en seguridad pública, educación y políticas de bienestar, con el objetivo crear sinergia entre ambos municipios y las autoridades estatales, en favor de las familias cholultecas y sanandreseñas.

Continue Reading

Trending

Ray Zubiri Derechos Resrvados © 2021